Dulce de leche Jumbo

Dulce de leche jumbo

En la góndola de los Disco, Vea, Jumbo, entre las marcas de siempre, reposa el dulce de leche Jumbo. Frasco de vidrio de 450 gramos y una etiqueta negra como promesa.

Costumbre ya de los supermercados de tener su propia marca de productos comestibles, no es excepción el dulce de leche por lo visto. Ya vimos el S&P de Vital y OPI de Día%, ambos fabricados por Tanto. No pudimos averiguar quién produce para Jumbo.

Es un dulce de leche suave -como los de exportación- de color pálido y textura cremosa. Parece pensado para otros mercados de paladares más propensos al empalagamiento, apuesta más a la untuosidad que a la dulzura.

De este lado del mundo -lejos del universo delicatessen al que aspira- lo pensamos como el ideal para acompañar unos duraznos en almíbar. Su consistencia, amablemente, se deja diluir por el líquido frutado, eso que dejamos para el final.