Dulce de leche Landetcheverry

Dulce de leche Landetcheverry

Ubicado en la bahía de Samborombóm, sobre la Ruta 11, kilómetro 150, hay un parador vasco muy recomendable a todo el que le gusten las conservas, mermeladas y afines. Llegamos hasta allí luego de la recomendación de un amigo que nos azuzó con un, “es el mejor dulce de leche artesanal que comí”, y hacia allí fuimos como perro que corre con rumbo fijo.

Boca del Salado Landetcheverry es un parador algo conocido en el turismo rural, poco por quienes pasan por la ruta esperando llegar a destino. Al lado de lo que fue hace tiempo una estación de servicio de la que no se distingue bandera se divisa un gran quincho, detrás de una arboleda de eucaliptus.

Es un complejo con puerto privado, creado por el esfuerzo del ‘Vasco’ Landetcheverry, dueño del complejo, que se trasladó a esa zona en la década del 60, cuando la ruta 11 era apenas un zurco de conchilla.

Es muy difícil reseñar el dulce que elaboran en Landecheverry, primero porque nos fue complejo elegir uno de los frascos ya que los cuatro que tenían eran de distinto color, iban desde el marrón claro hasta uno oscuro, y es quizá por lo artesanal de la producción.

El que compramos nosotros, a un precio nada accesible por cierto, estaba en la gama media de colores, de un brillo respetable, de sabor acaramelado, no notamos presencia de vainilla. El envase no venía con ningún tipo de descripción, ni etiqueta ni nada por el estilo.