Aviação de Brasil

dulce de leche aviacao

Como los reyes magos, tres son los dulces que nos llegaron de regalo desde Brasil. Dos los que abrimos hasta ahora. Uno es el que elegimos. Al decir “doce de leite pastoso” decidimos abrirlo en segundo lugar, porque pensamos que era algún tipo de producto a base de dulce de leche, pero no dulce de leche propiamente dicho. No sabemos cuál de sus ingredientes lo convierten en esta exquisitez. Lo inauguramos ante invitados después de un asado y nos arrepentimos de haberlo hecho -si no fuéramos civilizados hubiéramos cortado manos o relaciones- nos quedó un cuarto del envase (de plástico) de 400 gramos. Sufríamos al observar el desparramo de cucharas. Incluso sacamos algunos otros frascos -de otras marcas- para distraer la atención y descomprimir, pero no se puede subestimar el gusto de la gente.

Sabroso, brilloso, liso y de color marrón claro, quizá apenas traslúcido, lo convierten en una delicia altamente adictiva. Un detalle, entre sus ingredientes tiene almidón de maíz. Solo quedó el fondo del frasco, así que lo iremos disfrutando (y despidiendo) de a pequeñas cucharadas.